25 may. 2010

• Lindsay at Beverly Hills Courthouse / May 24

• Lindsay Lohan deberá usar un aparato de monitoreo contra el alcohol

La jueza que ve el caso de Lindsay Lohan ha ordenado a la actriz que se abstenga por completo de beber alcohol o tomar drogas, pues, si acaso lo intentara, inmediatamente terminaría tras las rejas.

Marsha Revel, juez del caso, ordenó a Lindsay Lohan que si quiere conservar su libertad, no solo deberá abstenerse a todo eso, sino que además estará forzada a usar un dispositivo en forma de brazalete que la monitoreará si consume alcohol.

Asimismo, cada cierto tiempo, la estrella de ‘Mean Girls’ deberá someterse a pruebas que indiquen que no ha consumido alcohol o drogas además de asistir a las clases que aún le faltan por lo menos una vez por semana.

Finalmente, la juez indicó a Lindsay Lohan que tiene que permanecer en el área de Los Angeles, lo cual interferirá con la posibilidad de la actriz de rodar una película en Texas.

Cabe resalta que las condiciones expuestas deberán ser acatadas si Lindsay Lohan quiere permanecer en libertad bajo fianza. De igual modo, la juez quiere comprobar en un citatorio el 6 de julio si la actriz cumplió con sus clases, de lo contrario sería encerrada en prisión por un tiempo aproximado de 180 días.





















































No hay comentarios:

Publicar un comentario